Suscríbete si quieres que lleguen a tu mail las actualizaciones de este blog.

Estado Diario

Yo te quiero mío, así sin propiedad; yo te deseo en intimidad, así sin compromiso u otra facultad; yo te pienso encadenado, así con libertad, yo te tengo sin poseerte así con pensamientos que dicen realidad más que verdad.

lunes, 21 de febrero de 2011

Treguas.



¿Cuáles son los motivos de los cambios? ¿Cuál es el impulso que te lleva a ellos? A crearlos.. o simplemente encontrarlos, todos son aquellos entre estas formulas que ninguno de nosotros cuestiona…

Y es que hay que ser radicales para obtenerlos, para enfrentarlos y ante todo… cometerlos, siendo tan inexactos como la seguridad misma que se expresa en ellos, que lo involucra siendo o sintiéndolos….

Y probemos: ¿Cuál sería de nosotros mismos el experimento: “Probar estar inerte”?, desafiando los estereotipos que a la fecha misma hemos creído y obtenido por el mismo impulso del cual comento y vuelvo a remarcar, probemos serlo, no sólo estarlo cuando por instinto propio no nos dejemos llevar por el deber ser que se interroga a diario, que nos prohíbe la expresión misma del ser que está en existencia sin explicación a una definición.

Y si lograra probar estar en completa insensibilidad, rozando únicamente pieles por el sentido estricto de rozarlas, guiándome por el deseo mismo de hacerlo, por proporcionar un poco de calidez totalmente congelada en el mismo cuerpo que maneja cada sentido que creemos dirigir… dejando a un lado sentimientos, encontrarse en un estado totalmente libre y en libertad sin libertinaje, cuando la línea es tan delgada a corromper por la falta de fuerza de voluntad, ¿qué sucedería si nos dejáramos guiar por lo que se desea y no tanto por el sentimiento que involucra todo aquello?, tocar otros cuerpos, experimentar y encontrar una esencia en ellos que se pueda involucrar en nosotros sin adentrar a fondo, sin penetrar hasta el límite de aquello, las relaciones personales se incrustan y te hacen vulnerable, así mismo los sentimientos que se aferran para compartir el mismo tiempo; hagámoslas “interpersonales”.

Y si se pudiera definir el sexo en una explicación objetiva, el sexo dejaría de ser el mismo, por que si siendo humanos con libre albedrío se sufre a diario la decepción del semejante? Si por naturaleza misma es imposible no sentir deseo, pero es cierto que hay una forma de controlarlo sin dañar a terceros, involucrarnos en relaciones sentimentales cada día nos hace perder el pensamiento, estar a expensas de otro nos interpreta y hace perder la cordura de cada acto, la coherencia que debería estar perfectamente calculada en cada lapso de tiempo, probar relaciones íntimamente y ligadas únicamente a un deseo totalmente extremo, aquel que se manifiesta en nuestra mente y no sólo en ello, en el cuerpo que refleja en mismo pensamiento que tenemos sobre alguien más, sobre quien llega y te invita a vibrar en un universo que no tiene más que el único significado de placer, de compartir un momento que se difumina en el tiempo, que se recuerda en el futuro y que entre memorias podríamos guardar como una experiencia extra sensorial, de la cual nos podríamos bañar bajo el agua literal, o bajo el capricho de tener a alguien más de una manera carnal, fuera de sentimentalismo, fuera de pensamientos sobre nosotros mismos, compartir una noche o dos, no te hace insensible, te transforma pensante y ante todo, jamás vulnerable, que las noches fueron hechas para aquello, las mañanas de la misma forma y las tardes… sobrevivir esperando otro encuentro, pero si todos dejáramos la sensibilidad del sentimiento y nos dejáramos llevar por la acción y deseo, así sin pensarlo, así sin meditarlo por largos lapsos de tiempo y borrando todos los tabúes que se han creado alrededor de ello, sobre la reputación de una mujer que se atreve a escalar un poco más allá de lo mostrado ante la sociedad, o de un hombre que se sacia de muchas pieles sin hacer alarde de las mismas, se podría crear el equilibrio perfecto que el sonado “amor” muchas veces no nos ha otorgado, tener relaciones por el simple placer de hacerlo, sin ser vano, por que a todo nos lleva un significado, tener el control sobre lo que se desea y acarrea es el resultado de un criterio totalmente firme, de la seguridad de decisiones que únicamente se puede lograr con el conocimiento perfecto de nosotros mismos, con el sabor del sentimiento alguna vez conocido, pero esta vez sin ser indefensos, borra la fidelidad, sin establecer ese vinculo de necesidad con un tercero… da el resultado de tranquilidad mental, de pensamientos que se encuentran fuera de lugar como los celos, como el capturar el tiempo de otro y creer es necesario que lo dedique a nuestra persona en todo aspecto, siendo individuales y estar consciente de ello, podría ayudarnos a crecer en un aspecto más intelectual que sentimental en este mundo, no perder la vista te hace recapacitar sobre lo que es y no pretende ser, sobre lo que es la realidad y no la fantasía que muchos hemos encontrado en las ilusiones y falsas esperanzas que tarde o temprano nos defraudan, que si la parejas duran cien años sin protagonismos o infidelidad es una mentira de gran fatalidad, así como la humanidad es de imperfecta, así lo son las relaciones y el supuesto amor sólo dura el lapso instantáneo de perder toda cordura, que si probamos distintos labios por el placer de hacerlo y lo olvidamos en un tiempo furtivo que se remonta a un recuerdo o memoria… podríamos obtener la experiencia misma para probar otros, de aquellos no es prohibido hacerlo, de aquello que no promuevo la promiscuidad, y si así fuera… por que ocultamos lo que existe y todos se trastornan ciegos? Las parejas que fingen la inutilidad de sus palabras y cuidados pasajeros, cuando hay más hombres y mujeres en el mundo, cuando las tentaciones de las cuales a veces corremos al sentirnos involucrados sentimentalmente con quien pretendemos se encuentra a un costado sintiendo lo mismo que no permite expresar, tarde o temprano nos traicionan y el cargo de conciencia se promueve en nuestro interior… que hemos aprendido a vivir con ello, que lo olvidamos y seguimos trotando es distinto (si, así es como funciona y rota el mundo justo ahora).

La franqueza de un mismo camino es lo que se pretende seguir, la seguridad del mismo, sin sorpresas, sin falsas esperanzas a una eternidad, que si como mortales no lo somos, por que habríamos de prometerlo en esta farándula de mediocridad?

Que yo propongo probar cuerpos, saborear labios, escuchar sonidos nuevos, rozar almas sin penetrar hasta su interior, tener el placer en un instante, disfrutar a todo goce sin remordimiento y continuar con este vago tiempo, que aun cuando crudo pudiese sonar y criticada mi forma de pensar justo en este escrito, quien jamás haya sentido deseo extremo hacia otro ser que no se encuentre a su costado, me contradiga y me vicie de su plenitud de pureza y castidad tremenda, silencio… es todo aquello que se dice, palabras… insólitas, propuestas es lo que se requiere para el pensamiento concreto, para la seguridad de lo que deseamos, para la vanidad que eleva nuestro ego aun cuando pequemos de modestia, ser libres y no ser de nadie en ningún título indefenso, las treguas son eso mismo que te deja libertad, que te promueve sensualidad, deseo, aquello fugaz que con control y desafío se pueda manejar…. Sumado a la seguridad de nuestros actos y palabras, de nuestros pensamientos sin perturbar el dolor provocado cuando hablamos de sentimientos.

Probemos ser inertes y no involucrarnos de más para no ser frágiles, para eliminar por un momento las poesías de amor y los versos que dan sentido a la existencia, es cierto, pero que te quitan el aliento al sentirlo, que te arrebatan la estabilidad y te prohíben pensar, que te permiten sentir, sentir hasta que el placer de eso termine y te deseche de un momento a otro, ya no vayamos de un lugar a otro corriendo y buscando compañía en una formalidad que la sociedad marca, en requisitos que exigimos para poder compartir la vida con alguien, que vida sólo existe en un tiempo, que la misma termina y si el oxígeno se difumina por un desaire de decepción, cuantos más se supone que debemos tolerar?. La imperfección es encontrada en cada parte de nuestro cuerpo, ser, palabras y todo lo demás, no hay que esperar nada que no somos capaces de nosotros mismos otorgar, las ilusiones se explayan de belleza, la esperanza agoniza por muchos instantes, pero el dolor se difumina estando despiertos cuando tenemos el control mismo de ello, que no propongo la concepción de un mundo de promiscuidad, propongo tener el control del deseo, de apaciguarlo con los cuerpos elegidos, no involucrarnos más allá de los sentimientos permitidos como el cariño y no el aferro u obsesión con otro ser y manifiesto:

“El sexo es tan humano como inhalar aire despacio, como el parpadeo o el mismo sentimiento, la diferencia es que los sentimientos se escapan de control y te rinden ante la fortaleza de otro sujeto, así de imperfecto como nosotros mismos; y el sexo en tregua perfecta del punto a obtener, que es el placer, lo controlan ambos… ambos en movimiento, así son dos cuerpos, así es lo nuestro”.

Dedicado por primera vez a alguien en mi blog: Alberto Barbosa, y en dedicatoria anónima a quien que me hizo comprobar lo plasmado en palabras y actos.

Arianne….

2 comentarios:

  1. ¿Por qué quieres convertirte en Circe?

    ResponderEliminar
  2. Tener el control no es un pecado y en caso de Circe ser poderosa tampoco lo era.

    ResponderEliminar