Suscríbete si quieres que lleguen a tu mail las actualizaciones de este blog.

Estado Diario

Yo te quiero mío, así sin propiedad; yo te deseo en intimidad, así sin compromiso u otra facultad; yo te pienso encadenado, así con libertad, yo te tengo sin poseerte así con pensamientos que dicen realidad más que verdad.

viernes, 8 de enero de 2010

Mujer de Una Sola Pieza


Consumamos un encuentro antes de tiempo, ultrajamos el requisito y saboteamos los sentimientos, estando de más nos dejamos llevar entre caricias premeditadas ante mi conquista agobiada de inocencia adormecida, tal cual plan trazado de inicio, su exitosa estrategia a hacer presencia ante mi despoje de prendas, cauteloso, sigiloso a esta aferración suya de poseerme ante él desnuda, llenándose del recuerdo a imagen de cada detalle y defecto, quebrando la fragilidad en la pérdida de noción de la cual es causante, mi ser a saciar su deseo, y fantasía ocurrida, necesidad que yo misma creo, apagándola con manos del mejor experto que ha de sobrevivir a cuerpos experimentados en el pasado, con los cuales quizá cada noche me este comparando, mantengo placer y duda contenida en sus besos sobre su fidelidad a mis labios, seguridad en mi olfato a su deslealtad a todo descaro… es su cinismo quien me hiere y excita, quien pisotea mi nombre y retrato a su vista, encendiendo mis venas a ninguna pista, negación en su voz que yo se de alarde, sin requerir confirmación y sin celo a sus otras amantes causa desvelo en ironía prevista, finjo ingenuidad y me baño entre sus brazos olvidando la realidad, aquélla tan inútil que no me domina, que no me sumerge en pasión como su encanto a mi interior, continuando sujeta al vano, codiciado y solitario aferro. Convertido en el mejor porvenir que se ha acurrucado en la pureza de mis sabanas virginales; el cruce de dos palabras con olor a cigarrillo me bastan, más que un momento de éxtasis, más que mi reputación agonizante, es el único remedio para no hacerme un poco más miserable.

Cuando la soledad y nula esperanza tropiezan… él hace presencia y con su inmunidad y compasión, recoge sin dudas a esta mujer que dejó de ser una sola pieza….

Arianne…