Suscríbete si quieres que lleguen a tu mail las actualizaciones de este blog.

Estado Diario

Yo te quiero mío, así sin propiedad; yo te deseo en intimidad, así sin compromiso u otra facultad; yo te pienso encadenado, así con libertad, yo te tengo sin poseerte así con pensamientos que dicen realidad más que verdad.

martes, 31 de agosto de 2010

Sin Complejo a mi Reputación.


Siempre crecí con tabúes, con un poco de complejos y algo más acerca de ellos, conocí las palabras pre meditadas para educar a una "dama", las mismas que estaban escritas en papiros extraños de los cuales mi madre los sacaba, los aprendía de memoria y los sofocaba dentro de su ser para no olvidarlos bajo ninguna circunstancia, recuerdo eran un poco rígidos y otros más flexibles mientras corría el tiempo y mi crecimiento, al compartir conmigo las reglas que como mujer me habían dado para llevar conmigo durante el resto del tiempo en el cual tuviera planeado serlo, aun sin decidirlo o corregirlo y siendo un martirio lleno de normas impuestas en todo momento en cuanto a mi comportamiento, en el cual aun no cabía sentido común a mi corta edad, mi madre me preparaba para enfrentar la realidad en un futuro más que cercano, según ella lo decía... por momentos.

Crecí y al parecer la boca de esos sabios consejos comenzaba a tomar vida. Me enfrente y me vi impuesta un poco a pelear esas luchas frenéticas sobre comportamiento especifico de las mujeres; alguna vez escuche que lo hacían llamar "Reputación" desde ahí lo concebí y tras cada paso, aprendía cual era el significado de aquel concepto dado a una palabra tan extraña.

Una tarde llena de curiosidad me di a la tarea de comenzar a conocer a aquellos famosos hombres tan halagados y por todos mencionados, los mismos culpables de hacerme aprender la teoría sobre el comportamiento femenino, y me di a la tarea de buscarlos, mejor dicho: esperarlos, por que sin duda ellos fueron los primeros interesados en saber mi nombre y entablar una amistad duradera, -mientras les durara-, claro está, y no tuvo que pasar mucho tiempo para que otra palabra muy extraña apareciera entre nuestro vocabulario de pubertad, hormonas, "todo es hormonal" y de ahí se vinieron un sin fin de dudas que carcomían mi mente creando unas cuantas más para sofocar el manejo diario de las mismas, mi madre me decía que no cediera que una como mujer tuviera fuerza de voluntad para luchar contra ellas mismas y para no caer entre palabrerías de hombres que según ella decía:

"Después de hacerte suya, no hay quien les calle y al contrario, inventan nuevas anécdotas para compartir con los machos", y era verdad, su ventaja de años hablo de nuevo y yo comprobaba a cada acto como es que las mujeres comenzábamos a ser denigradas en todo sentido, a cada debilidad a la que cedíamos, como es que todo se revoloteaba en un mismo sitio y ellas eran las victimas después de la noche de tragos sepultada en una cruz a su "reputación" no acertada.

Y así fue cuando caí en la realidad del mundo al que pertenezco y ante todo la realidad del sexo con el cual fui destinada a cargar y manifestar. Y no tardo en sucederme, y no tarde en ser la perdedora contra la lucha de una necesidad básica de cualquier ser, y en efecto: mi nombre comenzó a expandirse con una popularidad invencible, por cualquier sitio caminaba, era vista como alguien más a quien no conocían, alguien más a quien ahora juzgarían, pero sin importar aquellas fuertes teorías... mi actitud de indiferencia se contrapuso y para confesar más que realidad, probar aquello, apagó curiosidades y encendió necesidades, así que continúe probando y pasando de unos labios suaves a otros con ternura, de rostros bien parecidos como cuerpos fornidos, corrí entre brazos que me tocaban y otros que tan sólo me rozaban, probé distintos sabores de boca y arraigue todas mis anécdotas en el cajón de la experiencia "defectuosa", pero siendo una mujer que disimula sus tácticas, intenté a pesar de todo, pasar desapercibida por la sociedad que no transformaría su forma de pensar, su machismo en extremo creado principalmente por nosotras mismas, cuando el valioso sexo juzgado es quien nos juzga con más fuerza, y los hombres con su caballerosidad perdida creen envolver en tretas tontas jugarretas, que el universo no cambiará según mi ideología, cuando la de ellos dicta: "Si te acuestas con muchos: eres puta; si no te acuestas con nadie: eres frígida; si eres soltera: serás quedada y si usas a los hombres: una total interesada"

Así que comencé a ver mis planes de una manera más inteligente...
¿Que hacer si de cualquier forma yo sería juzgada?

Tener el control absoluto fue la respuesta, y fue así como continué tomando las riendas de estas contiendas de las cuales nunca saldría con vida, al final mi reputación estaría destrozada como la palabra misma "Re Puta", palabrerías extravagantes: ¡Pues a darle sentido a lo que lo tiene!

Y tomando la forma de mujer afortunada y bien parecida ante el sexo opuesto, decidí aprovechar los encantos y seducciones que tengo para sonsacarlos al extremo y hacerlos perdedores de su propio juego, que mi virginidad no sería vendida a los versos más románticos proclamados, al estúpido enamoramiento o a la calentura de media noche, sería para quien yo eligiera y conforme a él control tuviera, que mis futuras conquistas serían el cumplimiento a mis deseosas fantasías y mi falta de humor para sexo frustraría las de aquellos que tendrían que soportar aquello para darme gusto a caprichos de bipolaridad o simplemente forma de controlar.

Y ahora no justifico ningún delirio, todo es una necesidad que las mujeres no han observado, también poseemos, y siendo fáciles o no, putas o re putas, yo tengo una frase final para callar la controversía de cualquier fragil mentalidad:

Mis seductores y pasionales hombres: así como ustedes desean y con táctica planean a una cama tirar para gozar de nuestros encantos, yo hago lo mismo, pero mantengo mi ritmo, los derrumbo contra el suelo para perderlos y manejo sus deseos, tal cual mi plan perverso de ensueño, yo insulto su hombría mostrando esta experiencia mía.


"Que si los hombres nos presumen como trofeos entre cada logro corporal obtenido nuestro, en aviso, cuento:


Yo tengo una larga lista con nombre y fotografía de cada uno de ellos".

Arianne.

viernes, 20 de agosto de 2010

Viaje Astral.

Y le puedo imaginar descalzo, ahí tramando, a cada paso caminar y un orgasmo en mi poesía ocasionar, un éxtasis de lujuria que me haga elevar hasta perder la cordura que se manifiesta escasa para esta soñadora, para la creadora de incoherencia atropellada de benevolencia, cuando este paisaje se hace extremo y por de más indefinido sin temor a lo propicio, a eso mismo que se irá creando sin autorización de ninguna respuesta, ante ninguna espera de tiempo, cuando ya no existirá el mismo para marcar el suspenso, cuando este se encuentre perdido y yo no entienda ni la definición del mismo, dándolo por olvidado en una ciénaga en la cual me acurrucare con el amante al que describo, tanta sutilidad se condensa y tanta fragilidad me hace impertinente y perdedora de fuerza, tan contraria, manejando nuestro alrededor tomados de las manos, involucrando cada sensación de la cual hoy comprendo el hecho de este amor perfecto, de esta probabilidad que frecuento a tiento, a ratos en los cuales me pierdo con esa fotografía que conforma la prosa de ironía. Que es ahí donde deseo encontrarle, cercano, distante pero tan humano como el tacto de lo infame, tan cordial como el sonrojo que pueda crear, tan inusual que sin repetición pueda imaginar, a este me lleva y mucho más: compuesto, condensado, impactado.

Al observar defectos ajenos, comparaciones en las cuales él se conserva aun más que perfecto, intocable, radiante a comisura de labios que deseo si quiera tocar para calmar mis ansias, para socavar esta estancia en si mismo, que a cada promesa me gustaría involucrar en mi indecencia de buscarle, pensarle e indiferencia mostrarle para compartir con mayor alarde, mi soberbia se marca y me niega el placer de esta lucha, por que a su despedida, la siento perdida, sabiendo lo contrario, la manejo y se es incierto, en pensamiento y desencadenamiento de placeres en los cuales la mediocridad de mi misma no salvará la tregua de esta sentencia, y con frialdad congelada en un rubro que jamás concordamos en enfriar, este acuerdo en común de conservar lo ocurrido, y perseverar al delirio; más no crearlo en ningún sentido, y en la pulcritud de la nada me mancho de recuerdos, me acomplejo de este cuerpo y deseo apagar mis huecos con pasiones carnales que me dejan un sabor de boca que roza todo menos la misma, que besa a cuerpo entero, más no labios a palpitar exacto, y yo queriendo confrontar una llaga para seducir al machismo que a mi puerta toque y entre despojos me amontone.

He ahí el significado, he ahí el hallazgo de la fuerza inactiva ejercida sobre ambos, que la mirada cruzada y el silencio compenetrado entre tizas y otras lloviznas formo la madrugada exacta, la de horas interminables y amanecer a rayo pleno donde se reflejo el ocaso en estos brazos, aun sin contacto, aun sin un placer vulgar y arraigado, acaparé las fantasías de ambos tan sólo en palabras, en diálogos que se reflejaban en similitud y constancia, en premoniciones combinadas y en seducciones caladas por la tensión de involucrarnos, sin cuerpos, tan sólo segmentos de frases cortas e ilusiones comparadas a toda concordancia, que yo conserve el olor del encuentro para no inhalar día a día este llanto que ha de provocar la partida con ironía que no se deseaba, ganadora la razón que jugó este partido con gracia y acaparo su ganancia, alejándolo de la posibilidad creada, un hecho en trama.

Mi paisaje esta en un retrato con palabras, con letras que guardan la fluidez que corre como nuestro viento desprevenido a prisa, con sonrisa afilada y la inspiración para mis siguientes escritos, para mis siguientes vicios, cuan protagonista que se tira a voluntad y no lucha por pasión, haciéndome la perdedora de esta ocasión, de muchas otras mientras su sola noción persiga mi sombra, cuando transforma todo aquello en cierto, cuando siendo uno, siendo todo… menos extraños de años reencontrados.

Y le siento, y tardes solitarias, ante él me recuesto y sin pensamiento, le hablo en susurros a su oído, a su debilidad confesada a mis encantos prometidos, mis palabras para seducirlo y crear seguridad para conmigo instalar sus imposibles y creíbles pensamientos de filósofo soñador, de sensibilidad irregular y vocabulario que es el utilizado por nuestra lengua a porta voz.

Observarme descifraría la cuestión de líos sin temor, que soy yo ella , siendo la primera por quien su pecho naufragó y a su deseo en irrealidades accedió, a pesar de silencios guardar, nuestros enigmas están por funcionar, cuando soy el fragmento de mujer creado para un futuro cercano: más de lo creído, mucho más de lo imaginado.

Tiempo: márchate y tráelo hacia mi, a su origen, al destino que sin importar he de contradecir, que si con mis dedos soy incapaz de rozar sus cabellos y si con mi tiento estoy sentenciada a no sanar sus desperfectos: ¡Piedad! de una realidad que no puedo más contemplar, abanicando suspiros, condensando mi vulnerabilidad, confesando secretos, amurallando tormentos a su nula presencia, aquí… lo he sentido presente entre palabras en mi viaje astral sin regreso y ningún final.

Arianne....