Suscríbete si quieres que lleguen a tu mail las actualizaciones de este blog.

Estado Diario

Yo te quiero mío, así sin propiedad; yo te deseo en intimidad, así sin compromiso u otra facultad; yo te pienso encadenado, así con libertad, yo te tengo sin poseerte así con pensamientos que dicen realidad más que verdad.

sábado, 5 de junio de 2010

Costumbre de Perfección



Decidida a conquistar cualquier puesto que se entrometa entre este dilema que sostengo, mis impulsos me hacen embaucar en una tripulación llena de contextos los cuales no soportan ni conforman otra anécdota, de la cual planeo escribir y describir, confiscar y por otro tanto confirmar con pruebas inéditas, siendo la profesión elegida quien me domina y por recuerdo propio se instala en una acción demacrada.

Siendo que soy la mujer que se presenta y con lucha constante entrega los encantos que poco a poco escasean, que va divagando entre palabras y diálogos poéticos, cantando prosas al oído de aquellos, de quienes creen oír; más no escuchar con sentido las metáforas que conciernen a la creación de tacto y pulcritud, a la sensación de algo más que calor.

En búsqueda de algún logro, hallar en cualquier mano todo tipo de despojo.

Cuando lo fracasos se entrometen y el problema no es mi rostro o mi cuerpo, no se encuentra en la escasez o sobra de belleza y atractivo, es algo más allá de esta costumbre de no ser perfecta como creo debería serlo. Teniendo la fe impuesta a mi imagen a semejanza de una mujer construida que requiere de todo lo innecesario para ser amada, ser utilizada, y estar satisfecha en un placer culminante para recordar es existente en el mundo, que para si misma crea y con letras conversa, ilusión que se rompe fuera de control, situación poco manejable para la sensibilidad de su rostro, para la fortaleza de este gozo, siendo que no es quien pretende, el éxito no forma parte de la apariencia que conserva, su felicidad se marcha a pesar de estar descalza y su soledad se hace furtiva en este concierto de voces calladas que susurran con sinceridad a sus espaldas.

Búsqueda ridícula que me sujeta de brazos y piernas, que deja mi boca suelta para propuestas entablar, para exigencias proclamar y para mismo llanto callar. Mi apariencia es el atractivo que asechan, que desean y que imaginan en una noche donde pueda ser suya. Mis letras es el repelente a la dicha de conocer a aquel, de sujetarlo y más de un día para no perecer. Proclamar en hechos todo lo creado es un instante prohibido y por ningún motivo realizado. Tan prohibido el sentir, tan inaudito el placer que para mi misma pueda proveer.

Cuando la felicidad no es eterna y dura menos de un segundo, al siguiente todo tan borroso como taciturno, donde al quebrantar mis piernas... tiemblan, y mis tobillos tambalean, mi rostro dibuja la fortaleza que sola puede conformar.

Sin búsqueda. Con pies sucios y cansados hoy reniego de lo sucedido, gozo de lo sentido y ya no enuncio lo sostenido.

No deseo más. Y si lo hago... No daré otro paso.

Arianne....

1 comentario:

  1. Esto, es el elogio a la MUJER, así, con mayúsculas. Un tipo de mujer, que por fuerte, por completa, no tiene cabida (todavía) en la masa maltrecha del mundo. Una mujer (echa de palabras) cuyo derredor está hecho de piedras; por eso no cabe, no entiende este mundo porque está muerto. Por eso (creo) fracasa en su búsqueda y detiene su andar; porque espera al futuro. Grande, como siempre. Felicidades, me quedo (como las conchitas que recogemos en la playa) con esto: "una mujer construida que requiere de todo lo innecesario para ser amada".

    ResponderEliminar